¿Por qué hacer PSICOTERAPIA DEL PROCESO?

PORQUE  la psicoterapia del proceso pertenece al grupo de las psicoterapias breve. Con ella, la resolución de los conflictos se realiza en breve tiempo y los cambios realizados permanecen en el tiempo, es decir que no hay reincidencia. Si usted se cura de una fobia, por ejempo, ésta no regresa más.

PORQUE la terapia del proceso no considera que las personas estén «enfermas», sino que realizan acciones habituales y automáticas ineficaces para el logro de sus metas, objetivos o deseos. Por ejemplo: imaginemos un niño que a través de gritos y llantos logra llamar la atención de sus papás y obtener lo que desea; al darse cuenta de que esta acción es exitosa, la repite en el tiempo generando lo que se llama «un hábito» (hacer siempre lo mismo). A medida que va creciendo y hasta llegar a la edad adulta, este hábito es cada vez menos efectivo, sin embargo, no puede desprenderse de él, por más que lo intenta. De esta manera, le gritará a su pareja cuando no logra lo que desea, a sus hijos cuando le desobedezcan, a personas de su entorno cuando no actúen de acuerdo a sus deseos u opiniones. El sentido común le indica que no está siendo efectivo y que tiene que realizar cambios, pero la emoción del momento le embarga bloqueando toda posibilidad de elegir otra conducta. La psicoterapia del proceso con sus técnicas, es sumamente efectiva en ayudar al paciente o cliente a lograr los cambios deseados. ¿Cómo identificar si esto le está sucediendo a usted? En principio porque sus relaciones no son lo suficientemente satisfactorias, tanto para usted como para las personas que le rodean. Luego, porque frases como «siempre me pasa lo mismo», «¿Por qué a mí?, «yo no puedo…», «siempre yo tengo que…», «siempre se me acerca el mismo tipo de personas, ¿por qué será?», dan vuelta en su mente a menudo.

PORQUE el responsable de producir cambios es el paciente o cliente. La psicoterapia del proceso le dará «tareas sencillas» a realizar entre sesiones, que reforzarán el nuevo aprendizaje realizado. De la realización de las mismas dependerá el tiempo de duración y la efectividad del proceso terapéutico.

PORQUE los cambios son observables desde la primera sesión.