E.R.E.O LA IMPORTANCIA DE LA COMUNICACIÓN EN LAS PAREJAS

UNA RELACIÓN QUEDA DEFINIDA COMO LA DIFERENCIA ENTRE LOS QUE SE ESPERA O ANHELA QUE PASE Y LO QUE EN REALIDAD SUCEDE EN TODOS SUS ÁMBITOS. (Ana Fassi)

comunicacionEn muchas ocasiones hemos oído que para que una pareja funcione, es vital la buena comunicación. Y es verdad. Pero…. ¿Qué es una buena comunicación?

Yo describo la buena comunicación con la mnemotecnia EREO y aclaro:

ESCUCHA: Escuchar es poner todos nuestros sentidos en función de  comprender sus palabras, aislándonos de  los demás sonidos. Escuchar no es igual a oír. Podemos oír que nuestra pareja nos habla mientras vemos una película que nos interesa.

RESPETO: Valorar al otro como alguien diferente de nosotros mismos, aceptando su forma particular de manifestarse y de opinar sobre las cosas y el mundo.

EMPATÍA: Ponerme en su lugar, sentir lo que siente cuando se está expresando para poder comprender el significado de sus palabras.

OPORTUNIDAD: el momento propicio para que la comunicación prospere.

En una ocasión el esposo de una paciente le decía: “Habla que yo te escucho” mientras veía un partido de futbol, a lo que ella le contestó que no podría hacerlo mientras prestaba atención al partido. La respuesta del esposo fue: “Yo puedo hacer las dos cosas a la vez”.

Hoy la neurociencia ha demostrado que el cerebro no puede hacer dos acciones al mismo tiempo y mucho menos si involucran al mismo sentido.

El cerebro humano está percibiendo estímulos de manera permanente, imagínese viendo un partido o una telenovela. El proceso que sigue para comprender lo que está viendo u oyendo (en este caso del ejemplo) es el siguiente: primero debe detectar la información que viene de los sentidos (lo que oye, lo que ve o siente), luego buscará en su memoria la experiencia previa sobre la información provista por los sentidos y reconocer las propiedades del objeto  o tema, finalmente,  la información obtenida le permitirá reconocerlo. Y así cuadro a cuadro del partido que está viendo o de la novela que está siguiendo. Cuando la mente está haciendo este proceso y alguien le está hablando a la vez,  debe interrumpir el primero para realizar el mismo proceso, en este caso, ante  percepción por medio del oído de las palabras que está percibiendo.

Como el cerebro es selectivo, elige a qué prestar atención, ¿cuál cree usted que será el resultado entre el partido (o la novela) y la comunicación iniciada por su pareja? Tiene razón!!!

Las enfermedades psicosomáticas

Las enfermedades psicosomáticas surgen como resultado de la comunicación mente-cuerpo, y la única manera que tiene la mente para comunicarse con nosotros es a través del cuerpo (soma), a través de un “síntoma”, que, algunas personas por ignorancia (desconocen que hay algo que cambiar) y otros por negligencia (saben que deben cambiar, pero es más fácil tomar una pastilla), obliga a acudir al médico, quién, luego  de apoyarse en análisis y varios estudios, determina que no hay una causa orgánica que lo justifique y…. pastilla de por medio, todo queda así. “matamos al mensajero” aunque el mensaje seguirá allí, molestándonos. Son los llamados trastornos somatoformes, es decir enfermedades caracterizadas por distintas molestias y que no pueden ser explicadas por una lesión orgánica.

El inconveniente es que, igual que cuando colocamos un tornillo torcido en una tuerca, llega un momento en que no gira ni para adelante ni para atrás, nuestro cuerpo, después de avisarnos durante un tiempo que no estamos actuando para identificar primero y resolver después un problema, también deja de funcionar bien y el órgano que, como aviso, cambió su funcionamiento (síntoma) se enferma definitivamente, y es entonces, cuando ahora sí, los estudios comienzan a dar mal y el médico nos da medicamentos para el órgano enfermo, tranquilo él y tranquilos nosotros. Estamos ante la presencia de una enfermedad psicosomática, es decir de un proceso psicológico que tiene influencia en el “soma”, cuerpo.

A veces, por no decir la mayoría de las veces, nos escuchamos diciendo que tenemos gastritis, dolores de estómago, hinchazón o gases, diarreas, asma, dolores de cabeza, colon irritable, faringitis o laringitis, dificultad para tragar, pérdida de la voz, mareos , visión borrosa, debilidad muscular, dolores corporales, dolor de espaldas, contracturas cervicales, menorreas, dolor al tener relaciones sexuales, dismenorrea, irregularidad de ciclos menstruales, hipermenorrea, dificultad respiratoria en reposo, palpitaciones o dolor torácico…para nombrar algunas, haciendo responsable al órgano o sistema de su mal funcionamiento. No  tomamos conciencia de que nuestro cuerpo no nació enfermo sino que fueron nuestras actitudes hacia el estrés que nos generan las dificultades familiares, laborales o sociales las que originaron la enfermedad.

¿Podríamos haber evitado enfermar? Unos si y otros no. Muchas personas han tomado conciencia de que hacer ejercicio con regularidad los mantiene sanos y fuertes. Son aquellos que se respetan y se cuidan, aquellos que sabiendo que al estrés no se lo puede evitar  ya que es inherente al sistema socioeconómico al que pertenecemos, si se lo puede bajar a un nivel saludable a través de poner orden y prioridades en su vida, sabiendo distinguir entre urgente e importante, aprendiendo a decir no cuando es necesario, disfrutando al máximo de cada momento de su vida y considerando al trabajo como un hobby y no como un trabajo.  Son las personas que son responsables de su vida y no víctimas de sistemas complejos que crearon para luego caer en sus redes.

Los que no pueden evitar enfermar tendrían que comenzar a preguntarse si en su vida está todo y todos aquellos que desean. Si la respuesta es NO, ya han dado el primer paso hacia la salud…el siguiente es pasar a la acción y hacer cambios, no para callar a su mente, sino para que no tenga nada que decir…

LAS PALABRAS Y SU SIGNIFICADO EN LA COMUNICACIÓN HUMANA

cineNo vamos a hablar de semántica sino para aclarar algunos conceptos que la PNL desarrolla con respecto a la conducta y la forma en que las personas se comunican.
Las palabras tienen un significado propio y eso lo estudia la semántica.

Todo signo lingüístico (palabra) tiene dos caras: el significante o parte material del signo que es, por ejemplo, el nombre que las cosas tienen  (todos sabemos lo que es una flor) y el significado o imagen mental que sugiere el significante (la flor en la que usted pensó al leer la palabra y que será diferente de la que yo pensé al escribir este artículo).
Grinder y Bandler -los creadores de la PNL- definen a las palabras como rótulos  que damos a parte de nuestra historia personal. (De sapos a príncipes).

¿Cómo accedemos al significado de las palabras?

Pensemos en la palabra (o significante) “flor”. Obviamente todos tenemos el concepto de lo que a flor se refiere, lo hemos aprendido de nuestros mayores (cuándo aún no teníamos la experiencia suficiente como para darle un significado subjetivo) y ellos lo heredaron de sus mayores de la misma manera.

Pero ¿cómo accedemos al significado, al rótulo? Lo hacemos a través de imágenes (imaginamos quizá el jardín de nuestra madre cuando éramos pequeños), a través de sensaciones (la emoción que nos producía el olor de las flores en primavera) o a través de sonidos que quizá nos remontan a las primeras experiencias con los pétalos de las siemprevivas.

Cuando nos estamos comunicando, es decir cuando escuchamos pronunciar la palabra flor, no respondemos desde el   significado de la palabra según el diccionario, sino desde  el significado personal que para nosotros tiene esa palabra, es decir al registro cerebral del recuerdo de  nuestra experiencia con respecto a la misma. Por eso, distintas personas reaccionan de diferentes maneras ante un mismo significante o palabra. Como ejemplo basta escuchar las discusiones que sobre la religión, el aborto, la eutanasia, la crisis, etc. que abundan en nuestros medios.

Desde esta óptica, las palabras funcionan como anclas, seleccionan el tipo de recuerdos que traerá de la memoria al escuchar determinado signo lingüístico y no otro. Por ejemplo, para una persona dedicada a la venta de flores, la palabra flor tendrá una connotación económica, para una quinceañera una connotación emocional,  para las personas involucradas en la producción el cumplir con su trabajo… y así hasta el infinito. Y todos estos posibles y diferentes puntos de vista surgen de oír o leer la palabra flor.

Es  por este doble sentido, y no otro, que surgen las discusiones entre las personas. Imaginemos este diálogo:

-¡Qué ganas de ver una peli! -Dice María pensando en una salida al cine con su esposo.

– Dale! El fin de semana- Dice Juan pensando en una reunión con amigos para ver una película alquilada.

Llega el fin de semana y María pregunta ¿A qué hora saldremos?

-¿Cómo salir? Yo invité a José y Luisa para que vengan a ver una peli a casa- contesta Juan

-¿Viste que nunca me escuchas!!!!! Responde María ilusionada con la salida, decepcionada de su esposo y enojada con el cambio de planes que había imaginado (pero nunca comentado).

María dio por supuesto que hablaban de lo mismo cuando hizo su primer comentario…

¿Qué tendrá esto que ver con nosotros y nuestra forma de comunicarnos?………