Archivo de la categoría: Ansiedad

BUENO- MALO, LINDO-FEO

 

pelea  Hay personas que miran la vida en blancos o negros. Se expresan de manera terminante. Emiten con soltura juicios sobre los demás del tenor bueno-malo, lindo-feo, blanco-negro. Viven como si fueran dueños de la verdad y como si esta fuera una sola: la suya. Se sienten superiores al común de los mortales. Como consecuencia de su estrechez de mente suelen establecer relaciones básicas con los demás, de poca profundidad, pues están siempre alertas,  juzgado cada nuevo estímulo que llega.

 

Veamos un ejemplo. Ester  tiene este tipo de pensamientos. Una mañana escucho a Miguel,  su esposo hablando por teléfono antes de salir para su trabajo, sin entender muy bien de que se trataba, sólo oyó que decía » entonces quedamos para las 9″. Cuando se marchaba Miguel,  ella se quedó pensando e imaginando variedad de situaciones, todas ellas basadas en experiencias de mucho tiempo atrás, cuando eran novios. Cuando a la hora habitual su esposo no llegaba se confirmaron sus  elucubraciones: seguro que se reunió con sus amigos otra vez!!!!

 

Al llegar Miguel cerca de las 22 hs. Ester lo espera muy enojada y a boca de jarro le espetó «Te dije que cuando salieras con tus amigos me avisaras!!!!! Y al mismo tiempo que esas palabras escapaban de su boca, mira las manos de él llenas de grasa y escucha a su esposo, que enojado, le responde «siempre pensando mal!!!! Se ha roto el coche en la mitad del camino y hasta ahora no pude llegar, además me quede sin señal en la autopista!!!!

 

Una vez más Ester perdió la oportunidad de callarse la boca haciendo más grande la brecha que la separa de su esposo por su permanente actitud de adivinar lo que podría estar pasando y llevar su suposición al plano de la verdad absoluta.

 

Ester no pudo comprender lo enriquecedor que es tener un abanico de posibilidades y en esto estamos trabajando ahora en terapia. Está comprendiendo que  competir  para ver quién tiene la razón o quién gana, en cualquier situación no la hace más segura de sí misma ni sirve para acercarse a los demás.

 

Es muy probable que las personas que comparten esta forma de conducirse en la vida en algún momento no se sientan cómodas consigo mismos, o se sientan muy solas, sin embargo desconocen cómo salir del laberinto en el que se encuentran porque este tipo de pensamiento está muy arraigado en ellos y surge automáticamente, sin darse cuenta. Por ello es necesario que busquen ayuda profesional que los guíe hacia nuevas conductas y formas de ver la realidad.

 

LA SOLEDAD

1973-B1«Y de pronto me sentí sola, de toda soledad, de la más absoluta soledad, dijo Marcela con un profunda angustia…»

Y como tu angustia me dolió Marcela, como tu terapeuta quiero pedirte que cierres tu mente por unos instantes a tus pensamientos actuales, a tu autocompasión y abras tu mente a mis palabras, las leas cuidadosamente y pienses en ellas relacionándolas con cada uno de los instantes significativos de tu vida.

Marcela comprender que estás sola es el primer paso para construir una sólida autoestima y plena libertad,  ya que estarás…

Sola  para cuidarte porque no dependerás de otros para estar bien.

Sola para tomar decisiones en tu vida porque sólo tú sabes los aspectos que evaluarás para hacerlo, sabiendo lo que estará en juego, confiando en tus posibilidades de realizarlo y asumir sus consecuencias.

Sola para decidir que no quieres ser juzgada como persona a través de una de tus acciones porque eres más que un instante de tu vida.

Sola para comprenderte, sin sentir la necesidad de ser comprendida por cualquier otro.

Sola para conocerte,  sin pedir a los demás opiniones sobre tu persona, porque ellos pondrán en ti actitudes o rasgos que provienen de sus propios mapas, de sus necesidades o deseos y que podrían no corresponderte.

Sola para amarte sin pedir a los demás que lo hagan, porque si necesitas pedirlo de cualquier modo, no te amarán por lo que eres sino por lo que puedas dar a cambio.

Sola para respetar tus necesidades sin esperar a que otro lo haga, porque podrías esperar toda tu vida sumida en el dolor y la desilusión.

Sola para conocer,  enfrentar y vencer tus miedos desde tus fortalezas, sin buscar a alguien que te proteja de ellos.

La soledad es una aliada Marcela porque ella es una oportunidad para transformarte en una mujer mejor, más completa y más segura de ti misma  para que en compañía puedas mostrarte tal cual eres: autosuficiente, auténtica y finalmente libre.

TRUCOS PARA ELIMINAR PENSAMIENTOS INDESEADOS

Una de las características de la ansiedad es el abundante diálogo interno, llamado también pensamientos o ideas rumiativos. Estos pensamientos aturden a la persona que los sufre y por más que lo intenta le resulta imposible dejar de hacerlo.

TRUCO 1: “No debo pensar” es la frase que se repiten una y otra vez, sin resultados. Y es que esta frase no funciona porque el cerebro no registra frases negativas. La “no existencia” no es reconocida. Veamos si es cierto: si yo le digo “No piense usted en una mariposa azul”. ¿Qué ha pasado??????? Claro, la imagen de una mariposa azul vino a su mente. Esta es la razón por la que nuestras frases, deseos o propósitos que comienzan en NO, no dan resultado. “No debo pensar” se transforma en “debo pensar”, de la misma manera que “no voy a fumar” en “voy a fumar” o “no voy a comer” en “voy a comer”. Recuerde siempre que desee algo transfórmelo en positivo, piense en lo que quiere, no en lo que no quiere!!! Sea constante.

En vez de “No debo pensar” dígase “Voy a prestar atención a lo que estoy haciendo ahora” .

En vez de “No quiero fumar” dígase “Quiero estar sano”.

En vez de “No debo comer” dígase “Quiero estar delgado”.

TRUCO 2: Si se encuentra caminando por la calle y el diálogo interno no lo abandona, es efectivo sacar la atención de nuestros pensamientos internos en actos intencionados externos. Podría contar los hombres o las mujeres  que pasan a su lado, los coches de determinado color que están estacionados, la cantidad de puertas por acera, cantar suavemente su canción favorita…. Y todo lo que a usted se le ocurra que pueda efectivamente distraerlo de sus pensamientos. Sea constante.

TRUCO 3: Si se encuentra en su casa, ponga música alegre y cante en voz alta mientras realiza las tareas hogareñas, busque recetas en internet y cocine siguiendo las instrucciones, aprenda una poesía y repítala cada vez que se encuentra hablando con usted mismo. Sea constante.

TRUCO 4: Si se encuentra en la oficina y su trabajo se lo permite, recite la tabla del 9, 8 o 7 de atrás hacia adelante. Ocupa poco tiempo, pero por un rato le distraerá. Repita cuando vuelvan los pensamientos. Si puede hable un rato con un compañero, o de un corto paseo observando los objetos que encuentra a su lado. Observe un objeto cualquiera y piense en al menos tres usos diferentes que le pueda dar. Busque otras opciones para distraerse, deje volar su imaginación….Eso sí, sea constante.

TRUCO 5: Aprenda meditación. Es muy buena para valorar a que pensamientos se le debe prestar atención y a cuáles no.

TRUCO 6: Si estos pensamientos aparecen más notoriamente en la noche, ante todo tenga a mano en su mesa de luz papel y lápiz (para anotar aquellos pensamientos que necesitará
recordar en la mañana). Luego busque una selección de música (sugiero: El alma de las flores silvestres de la Patagonia de José Luis Tubert) y luego de apagar la luz y disponerse a dormir imagine el lugar que la música le sugiere, y, si le gusta y le transmite paz y tranquilidad, métase en ese sitio, observe los colores y los movimientos, escuche los sonidos y sumérjase profundamente en esos sentimientos y déjese llevar por la somnolencia y la placidez. Sea constante.

Sea constante: La mente ha automatizado la forma de responder a la ansiedad, de hecho los pensamientos surgen en tropel y pocas cosas los detienen. Para romper este automatismo es necesario generar un nuevo hábito o automatismo. Aunque parezca que el resultado de estos trucos es breve, la repetición y la constancia los irá ampliando hasta fijarlos. Llegará un día en el que se sorprenda porque hace un tiempo el diálogo interno… lo ha abandonado.

Autoestima

Es una palabra muy usada en los tiempos que corren, diríamos que está de moda. Pero también nos sirve como Papelera de Reciclaje, todos los males habidos y por haber pasan por la autoestima. ¿Será así?

 

Veamos. Hay una definición que me gusta mucho desde que la leí. Dice que la autoestima es inversamente proporcional a la distancia que hay entre lo que soy y lo que me gustaría ser. Es decir que a mayor distancia entre lo que yo soy (o al menos creo que soy) y lo que “de alma” me gustaría ser, menor será la estima que me tenga.

 

Bien, esto como palabrería suena muy bien para mí y para alguno de ustedes también, pero……¿será que todos nos hemos puesto a pensar en como somos o nos gustaría ser? O nos es más fácil pensar en cómo no somos?

 

Y en el caso de haberlo hecho, tal vez nos dijimos yo soy tímida/o y cerramos la puerta a más búsqueda como por ejemplo, soy expresiva, afectiva, comunicativa,…….etc. Es fácil que una vez que encontramos una piedra en el camino la utilizamos de lápida (cuántas veces nos escuchamos decir o pensar – y bueno, yo soy así.)

 

La autoestima comienza por conocernos lo más profundamente que podamos, implica saber quién soy, qué soy, cuales son mis ilusiones, mis sueños, donde estoy parado aquí y ahora en mi vida, como me comunico, cuales son mis defectos y cuánto quiero trabajar en ellos para cambiarlos, que me hace feliz, qué me pone triste, qué me deprime, cómo hago para salir de mi depresión, qué me pone ansioso, cómo me comporto estando ansioso, cómo controlo mi ansiedad, si pienso en lo que quiero o en lo que me viene a la mente…es decir saber si soy yo quién conduce el timón de mi vida o si tengo las velas desplegadas para que el viento me lleve hacia donde él sople.

 

El primer paso para saber quien soy comienza justo en este punto. En una búsqueda que me llevará a lo más profundo de mi intimidad, donde tengo guardadas todas las respuestas. El camino a la autoestima comienza por atreverse a mirarse, sentirse, escucharse y marcar el camino hacia la persona que queremos ser.