Archivo de la etiqueta: aprendizaje

La psicoterapiay los niños con dificultades de aprendizaje – Artículo para padres

Uno de los escollos de la educación en general, es la poca efectividad lograda con los niños que presentan “dificultades de aprendizaje”, tema muy conversado entre el sistema escolar y diversos profesionales y poco comprendido por el docente en situación (me refiero a la limitación no intencional, de ponerse en lugar del niño que está sufriendo este problema).
Como este es un artículo para padres, comenzaré por explicitar los diversos motivos por los cuales su hijo tiene dificultades para aprender. Ante todo debo dejar claro que tener dificultades para aprender no implica la incapacidad para hacerlo, lo que implica es la dificultad para hacerlo en un aula con 25 o 30 compañeros y de la manera que se lo enseñan. Además, y el centro de la cuestión, es que su hijo es inteligente, que tiene capacidad de aprender, lo que sucede es que su cerebro percibe y procesa la información de manera diferente al 70% de sus compañeros.
Posibles motivos por los cuales su niño presenta dificultades para aprender:
1. Factores genéticos pueden hacer que la dificultad sea heredada de alguno de sus padres.
2. Factores perinatales, como una pequeña anoxia al momento de nacer o problemas durante el embarazo.
3. Factores relacionados al desarrollo: cada persona, ante un estímulo determinado, lo ingresa a su cerebro por uno de los cinco sentidos (vista, oído, sensaciones o tacto, gusto y olfato) priorizando uno de ellos. La escuela atiende sólo a los sentidos de la vista y oído. Si el niño aprende por sensaciones o tacto, quede excluido de la posibilidad de aprender y comprender como lo hacen los niños que priorizan la vista o el oído.
Posibles dificultades de aprendizaje que presente su niño:
1. Dificultad para leer, se llama dislexia.
2. Dificultad para comprender y aprender matemática, discalculia.
3. Dificultad para escribir, disgrafía.
Puede suceder que los padres no perciban las conductas de sus hijos como un síntoma que les está contando que tiene dificultades (muchas veces los padres consideran a su hijo lento, irresponsable, vago, desobediente, indisciplinado sin darse cuenta que su dificultad radica en la forma de hacer y no en la forma de ser. Ambas pueden ser modificadas, la primera más rápido que la segunda, pero ambas tienen solución.). Como consecuencia de la doble ignorancia paterna: que es un problema y que tiene solución, se presentan situaciones que afectan la vida del niño, tales como:
1. Ignorancia de las consecuencias a largo plazo. desconsiderando el problema, sin tratamiento, puede llegar a ocasionar el abandono escolar o el no inicio de una carrera universitaria por creencia de incapacidad. Limitación importante al momento de decidir un futuro.
2. Baja autoestima. Si el niño se auto percibe como limitado, actuará como si esta limitación fuera real, como si él tuviera una “falla” que no tiene remedio, lo que obviamente bajará su autoestima por comparación con los demás.
3. Mala conducta. Como consecuencia de su “no comprensión” los niños se distraen fácilmente en clase al aburrirse, y se aburren porque no se interesan en lo que están tratando infructuosamente de enseñarle dado que al no entenderlo no se genera la motivación. Por lo tanto sus conductas en clase serán de levantarse de su asiento, charlar con sus compañeros, jugar con lo que tengan a mano, molestar al grupo.
4. Poca memoria. Como consecuencia de la falta de comprensión, presentarán poca memoria ya que su cerebro no puede relacionar estímulos que carecen de significado, entonces no recordarán lo que hicieron en clase, ni las tareas que le dieron y si las hace será de manera incompleta.
5. Bajo umbral a la frustración. Los niños que presentan estos problemas, aprenden a frustrarse muy fácilmente, lo que los torna llorones o agresivos, perfilando su personalidad hacia la depresión, timidez o antisociabilidad.
Una vez que el maestro o los padres detectaron las dificultades del niño, lo indicado es acudir, dependiendo de la dificultad, al psicólogo (cuando hay problemas de conducta) o psicopedagogo (cuando las dificultades se refieren a la mecánica del aprendizaje), quienes tienen los conocimientos necesarios para producir los cambios que el niño necesita para hacer de su aprendizaje una experiencia gratificante.